Olímpico MDQ 2015

Llega fin de año y uno quiere cerrar todo lo que tiene pendiente, sin necesidad real, pero con la necesidad inherente de dejar(se) satisfecho por haber cumplido con lo propuesto. Dejo de lado la barata reflexión, sino la entrada se vuelve una sábana larga y ni mi vieja la lee. Ojalá lo leyera, seguro diría “vieja tu abuela”, es verdad, pero mi abuela está mas loca.

12308226_912072215537784_311952860959090585_n

Mientras escribo, suena esto, así que dale play si queres escuchar un poco de Funky del bueno 😉

https://open.spotify.com/user/spotify/playlist/4CjIR9vlp6xQSH99fOx3aj

Viernes, zarpamos.

Hace tiempo que no corría una carrera acá, no porque me haga el exquisito, o el peye de aguas claras, como bien describe un querido amigo de mundorunning. Sino, porque me tomé un impás después de haber preparado la última carrera. Obligado por el entreador y porque el cuerpo lo pide. Vida social, no todo es triatlón. Hay que laburar, salir, querer, disfrutar de la poca estructura.

Nos fuimos en tandem a MDQ con Dandy (David/Beby/Meteoro/etc). Salimos el viernes y como hacía rato que no viajabamos sobró divague, cuentas numéricas, bicis, vida, más divagues, más cuentas y más divagues. El viaje, entre charlar y charla, se pasó volando. Sumado a que el pibe fué piloto de autos, tranqui 120, llegamos al bunker del 3er tipo en este viaje, el picapiedra del equipo (es geólogo) Javier.  Dejamos los bolsos, las bicis y los bártulos (todo con b) y nos fuimos a morfar con los que habían llegado del equipo a Montecatini, que bien se come ahí.

Durante la cena, entre charla del Episodio VII, actualidad, etc. Recordamos que había un desafío pendiente y le pusimos título, Copa Montecatini. En una esquina del ring, Javier “Picapiedra” Scasso y nuestro economista estrella de los medios (no deportivos) Diego “Ortiga” Giaco(mini). Duelo en joda, para poner un poco de pimienta a la cosa y divertirnos un rato.

Sábado, tune up, charla y kit.

Sábado por la mañana, unas horas posteriores al alba y con solo una lavada de cara, fuimos por el tune up. Trote matutino que contrasta dos realidades y nos dejá feta de fiambre, en el medio. Por un lado los jovenes que vuelven del boliche, nos miran con cara de poca vida. Por el otro, los jovenes de la tercera edad que al vernos trotar, nos ven con mucha vida. Cosas de la vida. Terminamos y volvimos por unos buenos espressos y un copioso desayuno. Previo paso por la playa para dar encuentro al CEO y Manager del equipo (Gato y Diaman), acompañados por sus patronas y chicos. Mates, reencuentro y a Manolo a picar antes de la entrega de Kit y charla técnica.

Llegamos minutos antes de que hagan un parate en la entrega de Kit para que todo atleta concurra a la charla técnica. La charla estuvo bastante amena, comunicaron los cambios,  preguntaron quienes corrían por primera vez y fueron varios los que levantaron las manos, esto pone en buena posición al deporte!. Sobre el final de la charla Galindez, que compartía la largada con su hijo Tomás, disertaron sobre sus experiencias y lo bueno que era largar los dos juntos. Oscar tomó las riendas de la charla, hizo una visión de toda su historia deportiva, la esencia de los años pasados, el modismo del triatlón y varios aspectos más, estuvo bien y tuvo repercusión.

Por la tarde noche, nos encontramos con el picapiedra que llegó el mismo sábado, había ido a ver a Gilmour y está muy bien!. Comida gourmet de arroz, oliva y queso y al sobre.

Domingo de carrera.

Dormimos como tronco. 5 am arriba, los pibes de los boliches aún no habían terminado la joda. El desayuno de siempre, espresso doble, pan y dulce de membrillo. Para que más?. Cargar las bicis, salimos al parque cerrado. Era temprano, a partir de las 6:30 estaba abierto y 7:30 cerraba. 7:45 tenías tiempo para calentar en el agua, ese lindo medio salino y a las 8:00 largabamos.

Cuando entras al parque, ese momento es bárbaro, es ahí cuando te encontrás con todos. Ves atletas nerviosos, a otros distendidos. A varios apurados, en la cola del baño. Muchos tranquilos. Es el único momento en los que los podes ver e identificar a todos. En la largada, por más que estemos todos, algunos no nos vemos.

Largamos.

Minutos previos a la largada, afloran las ganas de largar. Tratas de visualizar las boyas y no las ves (yo), pero sabes que están por ahí, por delante del sol que la tapa. Cuenta regresiva, música, drone que filma y largamos.

Natación, 1,5 (+0.5)

Sin saber donde estaba boya, pero con la tranquilidad de que no tengo que llevar a nadie, solo ver donde hay un par de brazadas que seguir, largamos. Cien metros recorridos, se fueron, pero los veía. La natación se me hizo un poco larga, hasta que me hinche las pelotas y empecé a pasarla mal, se me hizo más larga. La pasé mal, me acordé de Gaudio y su “que mal que la estoy pasando”. Seguí. Llegué. Primer tramo completo, doble hacia la derecha y veía la 2da boya lejos. Le dí al agua con bronca y poco relajado. Segunda boya y segundo tramo. Viré hacía la largada. Llego. Piso arena, miró el reloj, 33. Conchasumadre, que choto que soy. No miré la distancia y me engañé, pero hasta acá no sabía del engaño.

T1

Salí como gato quemado. La bronca la canalicé en querer terminar la carrera lo más rápido posible. Busqué la bici. Lo mismo de siempre. Sola, pero fiel. Traje al piso, casco en marote y salí a sacarme el mal trago salado.

Bici, 40k

1934073_925459487532390_7913854941911587843_nNo pensé en nada, no vi ni un número. La carrera, por la duración, me da para pisar sin mirar parámetros ni controlarme tanto, no es a lo que dé, pero en busca de todos los que pueda. Solo pensaba en hacer cuatro laps en el reloj, uno por vuelta, ratar que sean progresivos. Pero el mal trago de la natación hicieron que los hagan regresivo, solo pensaba en remontar, a diente apretados.

En otras carreras, suelo prestar mas atención al contexto, hay carreras hasta que huelo el asado que está haciendo el vecino del carrito de choripanes. En esta solo miraba, como caballo de carrera, para adelante. Así fué, le dí. Al pasar los kilómetros, me daba cuenta que la gente que habitualmente me saca mucho en el agua no estaba tan lejos como pensaba. El hambre empezó a despertar, el de querer empujar, no el de querer comer, el de remontar. Creo, a groso modo, que bajé dentro de los veinti y pico. Los datos de la bici, no fueron malos, tampoco excelentes para el CTL que tengo. Los datos del Age Core Eny Dog 4 acá:

MDQ_B

 

T2

Dejo la bici, algo duro de piernas. Lo normal, pero un poco más. Salimos junto con Andy Salman en busca de los 10k.

Trote, 10k

1979378_943814155713256_310351966658872867_oSalimos corriendo a la par, él un poco más fuerte. Las piernas no las tenía totalmente sueltas y en subida, menos aún. Me lo tomé tranquilo, sabía que se iban a acomodar. Pasando el puesto de diarios, las piernas estaban respondiendo como quería y las ganas de seguir empujando hacía adelante crecían. Me doy cuenta que voy buscando posiciones cuando, el contexto se pierde. Los saludos, no por descortés, sino porque no hay aire, no se devuelven. El resto es conocido, no quiero ser aburrido con el relato. La vuelta larga, luego vienen las dos cortas. La ultima vuelta tenía ganas, apreto un poco hasta “lo que haiga”, dijo un compañero del sur. Se terminó el trote y la remontada. Segun los resultados, terminé 15 en la general y con un trote de 38, no está mal. Los datos del Age Core Eny Dog 4 acá:

MDQ_R

 

Resultados

El podio de la general quedó así.

  1. Flavio Morandini.
  2. Oscar Galindez
  3. Martín Beridian

Entre las chicas

  1. Romina Palacio
  2. Veronica Ortega
  3. Carolina Cardoso

Yo terminé con estos parciales oficiales, que no está para nada mal 😉

Copa Montecatini

La copa se la llevó Javier Picapiedra Scasso. No sabe si va a dar revancha aún. La copa, de papel de alfajor Havanna, un detalle menor.

IMG-20151220-WA0008

Las gracias!

A los que acompañan:

Magenta Cycling, por la flor de pilcha.
Age Mobile, por crecer un año más como equipo.
Pulver Suplementos Nutricionales, por la buena hidratación.
DMT, las mejores zapas.
WD5 Diseño Web, por la web!.
Mundorunning, por la cruda amistad.
ISSports, por la hermosa carrera organizada.

A los de siempre, los del equipo, a los del triatlón, los de la vida, la familia.
Un abrazo y nos vemos el año que viene en LEIMAN!!  😉
Martillo.-